Acoso escolar

“Gordo, empollón, el raro, mariquita..”, las palabras no son solo palabras. Una palabra puede hacerte revivir, ilusionarte o enamorarte, en cambio otras pueden destrozarte la vida.

Como en la violencia de género, existe un maltratador que destruye a su víctima, incluso la puede llevar directa o indirectamente a la muerte.

Es un tipo de violencia difícil de identificar. Permanece oculta casi siempre para las personas adultas, pero es bien conocida por el alumnado. Por eso es importante una detección precoz.

Señales de alerta

• Faltas de asistencia recurrentes / absentismo grave.

 • Descenso del rendimiento escolar. 

• Dificultad de concentración. 

• Sentimientos de culpa. 

• Asunción de responsabilidad de los hechos. 

• Síntomas depresivos: irritabilidad, insomnio, pesadillas, falta de apetito.

• Apatía. 

• Conductas de ataque. Agresividad/bajo autocontrol. 

• Conductas de huida y evitación. 

• Síntomas somáticos de ansiedad: síntomas gastrointestinales, malestar generalizado, cansancio y rigidez 

• Síntomas psicológicos y emocionales de ansiedad: inquietud, nerviosismo, pesimismo, aprensión, sensación de tensión, fatigabilidad…

• Miedo/síntomas de pánico: (temblores, palpitaciones, sensación de ahogo…)

• Miedo a la pérdida de control. 

• Miedo a estar solo.

• Indefensión. 

• Ideas autolíticas, amenaza de suicidio e intento de suicidio. 

• Aislamiento con respecto a sus iguales. 

• Negación de los hechos o incongruencias.

• Labilidad emocional: llanto incontrolado, respuestas emocionales extremas. muscular, opresión en el pecho, sensación de ahogo, mareos, dolores de cabeza.

 

Principales signos

En el colegio
Son objeto de burlas, bromas desagradables, son llamados con motes, los insultan, los molestan, acostumbran a estar involucrados en discusiones y peleas en las que se encuentran indefensos y siempre acaban perdiendo, en el juego son los últimos en ser elegidos, en el patio suelen quedarse cerca del profesorado, no tienen amigos…
 
En clase
Tienen dificultades para hablar, dan una impresión de inseguridad y/o ansiedad, tienen un aspecto  triste, presentan un deterioro gradual del rendimiento escolar… 
 
En casa
Vuelven a casa con la ropa estropeada, con los libros sucios o rotos,
han “perdido” objetos y/o dinero, no quieren ir a la escuela o piden que les acompañen, evitan determinados lugares, determinados días o clases…, recorren caminos ilógicos para ir a la escuela, no son invitados a las casas de otros, tienen pesadillas, trastornos psicosomáticos, señales de golpes..
PREVENCIÓN DEL ABUSO
– Organizar el centro escolar contra el bully ing, creando un grupo de personas que trabajen contra el acoso.
 -Disponer de sistemas anónimos y seguros de comunicación de los casos.
 -Hablar, tratar, escenificar y debatir los riesgos, gestión y consecuencias de estos casos  en las clases, entre alumnado y profesorado. 
-Protocolos previamente coordinados en la comunidad educativa entre los centros y las familias. 
-Información y formación al profesorado, familias y alumnado de una correcta gestión de las emociones. 
-Pautas educativas de reacción, tanto por parte del alumnado como de sus familias.  -Búsqueda de ayuda en los adultos y/o en los iguales capacitados o dispuestos a ello para ayudar a gestionar estos casos.
 -Mejorar el conocimiento por parte del personal sanitario y del pediatra particularmente para que sean capaces de realizar un diagnóstico precoz.
  -La elaboración de una red en la comunidad escolar que haga tareas preventivas contra el bullying.
-Constitución de escuelas de familias y reuniones de familias que aborden estos temas.
 -Asesoramiento en instancias superiores o de fuera de la escuela.
 -Apoyo logístico y asesoramiento técnico en los casos que lo requieran.
La comunicación, evitación de la culpabilización y transmisión de confianza son los primeros pasos a dar con él.
La solución no es el cambio de colegio, ya que el problema no deja de existir por el mero cambio, incluso puede agravar el problema porque parece que el culpable de esa situación en el niño acosado. El cambio de colegio no hace que el acosador le siga acosando por internet, móvil..
Las consecuencias del acoso no desaparecen por arte de magia, se necesita un tratamiento profundo y coordinado con las familias y los centros escolares.

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *