Terapia para adultos

Terapia para adultos.

adulto2

 

Algunas personas consultan a un psicólogo porque se han sentido deprimidas o con ansiedad durante largo tiempo.. Otras recurren al psicólogo porque experimentan problemas a corto plazo que desean resolver como sentirse abrumadas por un nuevo empleo, o sufrir la pérdida de un familiar o una pareja, para enfrentarse a situaciones estresantes o tratar ciertas adicciones, y especialmente para eliminar obstáculos que nos impiden alcanzar nuestros objetivos.

Lo importante es ser consciente de que existe un problema y tener la valentía de saber que ha llegado el momento de pedir ayuda, saber aceptar una parte de responsabilidad de sus problemas y especialmente aceptar un punto de visto distinto, implicarse y esforzarse para que se produzca un cambio en su vida que mejore su bienestar.

Algunos de los problemas que se suelen tratar en la consulta, con una breve descripción para poder detectarlos, son los siguientes:

Adicciones

Necesidad de cantidades superiores de la sustancia para conseguir la efecto deseado y el efecto de las mismas cantidades disminuye con su consumo continuado.
Esfuerzos para controlar su consumo.
Empleo excesivo de tiempo para conseguir o consumir la sustancia.
Disminución de actividades laborales o de ocio a causa de la sustancia.
Seguir consumiendo a pesar de los problemas psicológicos o físico causados por el consumo.


Depresión

Disminución de interés en realizar actividades.
Estado de ánimo deprimido la mayor parte del día.
fatiga o pérdida de energía.
Insomnio,pérdida o aumento de peso, dormir en exceso.
Sentimientos de inutilidad.
Dificultad para concentrarse.


Agorafobia

Ansiedad al encontrarse en lugares donde escapar puede ser difícil.Por ejemplo estar fuera de casa, mezclarse con mucha gente, grandes superficies.


Fobias

Miedo exceso ante objetos o situaciones(animal,volar,conducir,espacios cerrados) y evitación de esas situaciones por la intensa ansiedad que provoca su exposición a ellas.


Fobia social

Temor y malestar ante situaciones sociales o actuaciones en público, las cuales se evitan o se experimentan con ansiedad elevada.


Ansiedad generalizada

Ansiedad y preocupación excesivas por temas cotidianos, con síntomas como inquietud o impaciencia, fatigabilidad, dificultad para concentrarse, irritabilidad, tensión muscular o alteraciones del sueño.